BlackRock: Pon tu dinero a trabajar para el futuro

INVERSIÓN

24 de septiembre

Tiempo de lectura 3,5 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
Las estadísticas muestran que la recompensa de invertir en renta variable puede superar los riesgos potenciales.
Invertir dinero BlackRock

Si has estado guardado tu dinero en la piscina como el Tío Gilito, es hora de reconsiderar tu estrategia a largo plazo. La única certeza es que el futuro es incierto, ya sea políticamente (a todos nos viene a la mente el brexit) o simplemente tu propio futuro personal, y nunca sabes cuándo puedes necesitar liquidez.

No obstante, mantenerlo debajo del colchón o en una cuenta de ahorros puede hacerte perder dinero a largo plazo. Esto se debe al impacto que tiene la inflación sobre la economía. Cuando esta aumenta, el coste de los bienes y servicios se incrementan, pero tu dinero no lo hace, por lo que lo que tu poder adquisitivo se ve erosionado.

Aunque el BCE ha rebajado actualmente las previsiones de inflación en Europa, esperamos un incremento para los próximos años. A fecha de marzo de 2019 la tasa de inflación se encuentra en el 1.5% y con unas previsiones de alcanzar el 1.8% para 2021.

Por otro lado, las cuentas de ahorro y depósitos españoles están ofreciendo un interés cercano al 0. Esto no significa que debamos colocar todos nuestros activos en una cartera de inversiones; después de todo, los asesores financieros suelen recomendar que sus clientes tengan una reserva de efectivo para emergencias. Pero sí podría significar pensar en invertir además de mantener efectivo.

Al igual que muchas cosas importantes en la vida, nunca hay un momento perfecto para hacer una primera inversión: se trata de cuánto puedes permitirte desembolsar y cuándo sientes que estás suficientemente informado. Y no solo puedes pagar una única cantidad y olvidarte de ella: puedes invertir activamente en tu futuro con una contribución habitual a una cuenta de inversiones.

Y el secreto es que cuando los demás huyen lo más rápido que pueden de los mercados bursátiles cuando estos caen, los expertos se abalanzan sobre ellos, escogiendo gangas que esperan que recuperen el valor. Las acciones generalmente suben a largo plazo, aunque no hay garantía. Por ejemplo, el MSCI World Index, que registra la rentabilidad combinada de una gran cesta de compañías de todo el mundo, ha subido alrededor del 124% desde octubre de 2009 a pesar de varias caídas en el camino. Y sí, eso es desde la crisis financiera de 2008, y los mercados en general han estado en alza durante la última década. Pero incluso teniendo en cuenta la crisis y por poner un ejemplo más cercano para nosotros, el IBEX 35, una medida de las 35 compañías españolas más grandes cotizadas, ha obtenido una rentabilidad de 250%  desde su lanzamiento en 1992.

Si bien la evidencia muestra que las inversiones pueden generar una rentabilidad mayor que el efectivo, los inversores también deben estar preparados para perder dinero, especialmente si no invierten a largo plazo.

A medida que los inversores adquieren conocimiento y confianza, podrían dejar de mantener una cartera diversificada de, digamos, compañías del España y Estados Unidos, para incluir sectores más volátiles como los mercados emergentes. El riesgo no desaparece solo porque tengas experiencia, pero los inversores experimentados saben que cuanto mayor es el riesgo, mayores son las posibles rentabilidades.

 

Advertencias sobre el riesgo y aviso legal de BlackRock (MKTGM0319L-798132)

MÁS HISTORIAS