BlackRock: ¿Eres inversor?

INVERSIÓN

24 de septiembre

Tiempo de lectura 3,5 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
Es probable que ya seas un inversor sin saberlo: descubre la visión de BlackRock
BlackRock invertir

Si le pides a una persona cualquiera en la calle que describa a un inversor típico, puede que te digan que es alguien con un maletín lleno de dinero en efectivo o un personaje de El lobo de Wall Street. Puede que describan a alguien que tiene tres pantallas de ordenador instaladas en su despacho y se pasa la vida estudiando detenidamente los informes de las juntas de accionistas.

Pero en 2019, los inversores cada vez se ajustan menos a estos estereotipos. Hoy en día, los millennials, con cantidades más pequeñas de dinero en efectivo, están invirtiendo online, ahorrando la vuelta de los cafés en sus aplicaciones para gestionar efectivo y metiéndolo en una cartera de inversión. Invertir, como lo ve mucha gente, es una forma de gestionar tu salud financiera (tratando de contrarrestar el efecto negativo de la inflación) e intentar construir algo para el futuro.

Es probable que ya seas un inversor sin saberlo. Por ejemplo, si tienes un plan de pensiones o estás inscrito en un plan de acciones para empleados en el trabajo, entonces ya estás invirtiendo. Si tienes una casa, has invertido en una propiedad. Simplemente significa que tienes dinero repartido en una variedad más amplia de activos en lugar de solo dinero en efectivo en una cuenta de ahorros. También significa que tu dinero podría generar una rentabilidad que aumentará a largo plazo, en lugar de solamente estar guardado en una cuenta de ahorros.

Cuando se trata de lo que puedes invertir, el mundo está a tus pies. Las acciones y los bonos son las formas de inversión más comunes, e incluyen desde cadenas de supermercados españoles y bonos gubernamentales de Australia hasta compañías de tecnología latinoamericanas y fabricantes alemanes de automóviles. También están las materias primas, que son bienes que se compran y venden en todo el mundo, como el petróleo, el oro y el trigo, y también puedes invertir en ellos. Los diferentes tipos de inversión, por ejemplo, materias primas y acciones, se denominan "clases de activos". Otras clases de activos populares son el efectivo y los inmuebles.

También puedes invertir en consonancia con tus propios intereses. Dependiendo de tus recursos y tu apetito por el riesgo, también hay oportunidades para invertir en cómics, vinos, guitarras de rock vintage, incluso en compañías nuevas que construyen paneles solares o cualquier otra cosa que te guste.

Si prefieres no tener que elegir en qué invertir, puedes pagarle a un gestor de fondos para que lo haga por ti. Ella o él elegirá activamente dónde invertir e intentará superar el rendimiento del mercado promedio, o al menos evitarte pérdidas durante el tiempo que inviertas. Los fondos indexados (un fondo que no tiene un equipo que lo gestione de manera activa día a día) también tienen una comisión anual, pero tienen menos intervención humana, ya que el fondo simplemente sigue un mercado, como las 35 empresas más grandes de España (que constituyen el IBEX 35) o las 500 acciones más líquidas de los Estados Unidos (que conforman el S&P 500). Si el mercado sube y baja, también lo hará el valor de tu inversión.

Reglas básicas para construir tu cartera de inversión

Independientemente de cómo construyas tu cartera, hay varias reglas básicas a tener en cuenta.

  1. Primero, la comisión anual por la gestión de un fondo puede afectar a la cantidad de dinero que ganes. Por lo tanto, al igual que con cualquier otra cosa que compres, es importante mirar todos los productos que estén a la venta primero.
  2. En segundo lugar, hay que recordar que no debemos poner todos los huevos en la misma cesta y apostar por una sola acción.
  3. En tercer lugar, ten en cuenta que los mercados suben y bajan, pero tienden a subir a largo plazo, incluso después de eventos como el estallido de la burbuja de las punto com y la gran crisis financiera de 2008. Por eso es importante recordar invertir a largo plazo y no a corto plazo.

 

Advertencias sobre el riesgo y aviso legal de BlackRock (MKTGM0319L-791008)

MÁS HISTORIAS