¿Cuál es la fiscalidad del capital mobiliario?

FISCALIDAD

16 de junio

Tiempo de lectura 3 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
¿Estás pensando qué hacer con tus ahorros? Una buena opción pueden ser las inversiones mobiliarias, conoce los beneficios fiscales que ofrecen.
Capital mobiliario

Las inversiones conocidas como de capital mobiliario se han convertido en una opción muy atractiva para los inversores, ya que su tributación se ha visto reducida durante la última reforma fiscal. Este tipo de inversiones recogen diferentes activos, que van desde las acciones o títulos de renta fija hasta los depósitos, Letras del Tesoro o seguros de vida e invalidez.

Descubre Popcoin

Si bien, antes de tomar una decisión deben tenerse en cuenta dos factores fundamentales: por un lado, la rentabilidad de los productos y, por otro, la disposición a asumir riesgos.

De este modo, alguien atrevido podría optar por invertir en Bolsa, dónde las ganancias no están aseguradas pero, si la evolución de las acciones es positiva, los beneficios pueden ser sustanciales. Asimismo, al invertir en Bolsa podemos cobrar los dividendos que pague la sociedad por las acciones.

Sin embargo, una persona más conservadora puede renunciar a hipotéticos beneficios mayores y decantarse por un producto de renta fija, con el que se asegura unos beneficios al final del periodo.  

Fiscalidad de las rentas mobiliarias?

Las inversiones de capital mobiliario se benefician de la rebaja que llevó a cabo el Gobierno tras la reforma fiscal presentada en 2015. De este modo, las rentas mobiliarias, por regla general, tienen la siguiente tributación:

En cualquier caso, la retención que hace el pagador es del 19% por tanto, cuando llegue el momento de realizar la Declaración de la Renta, los impuestos derivados de la inversión ya estarán prácticamente sufragados. (¡Ojo! Esta retención no se aplica a las Letras del Tesoro y a las rentas derivadas de la transmisión de renta fija cotizada).

¿Cómo se declaran las ganancias o pérdidas patrimoniales?

Existen casos en los que la renta a declarar procede del beneficio o pérdida resultante de vender el producto en el que se había invertido. El caso más común es el de las acciones que se compran a un precio y se venden a otro, produciéndose ganancias o pérdidas patrimoniales.

- Si se obtienen ganancias patrimoniales la tributación será la misma que en el caso anterior.

- Si la operación produce  pérdidas en el patrimonio, estas se pueden restar del conjunto de rendimientos alcanzados por inversiones en capital mobiliario, tributándose únicamente el rendimiento neto. En caso de que fuera negativo y las pérdidas excedieran a las ganancias, no pudiéndose compensar, se podrían llevar a las declaraciones de hasta cuatro años siguientes, restándolas de las ganancias de los rendimientos del capital mobiliario que se obtengan esos años.

Por tanto, independientemente de la inversión en capital mobiliario que realice, el inversor puede beneficiarse de una rebaja en los tipos fiscales. Sin embargo, antes de realizar cualquier inversión, es importante informarse bien de las condiciones fiscales de cada producto ya que de ello dependerá la rentabilidad que se alcance.

MÁS HISTORIAS