¿Qué diferencias existen entre ahorrar e invertir?

AHORRO

27 de marzo

Tiempo de lectura 5 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
Ahorrar e invertir son dos conceptos distintos pero que van de la mano, por eso te explicamos las diferencias de uno y otro.
Ahorro vs. inversión

Hemos hablado en varias ocasiones entre las diferencias entre ahorrar e invertir, en Popcoin Magazine. Mientras que ahorrar supone reservar una parte de los ingresos para el futuro, invertir consiste en colocar nuestro dinero en un producto financiero para obtener una rentabilidad. Dos variables, ahorro e inversión, que hay que tener en cuenta y que la web Finanzas para todos, una iniciativa del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ha resumido en un simple cuadro.

Diferencias entre ahorro e inversión

               
        Ahorro     Inversión
               
               
Objetivo       Emergencias o necesidades a corto plazo     Crecimiento a largo plazo
               
Productos típicos       Depósitos a plazo, libreta de ahorro, cuentas a la vista...     Renta fija (letras, bonos, obligaciones...), renta variable (acciones), fondos de inversión, derivados...
               
Nivel de riesgo       Nigún riesgo de perder el capital (hasta cierto límite -en la Unión Europea hasta 100.000 euros están asegurados en la mayoría de países-)     Depende del producto
               
Tipo de rendimiento       Intereses     Intereses, dividendos y revalorización del capital
               
Ventaja principal       El dinero está seguro y fácilmente disponible en caso de necesidad y se conoce el tipo de interés que se va a cobrar     Existe una gran variedad de productos con diferentes combinaciones de rentabilidad y riesgo que permiten a cada persona elegir el producto que mejor se adapte a sus necesidades y preferencias
               
Mayor inconveniente       Menor rentabilidad (a veces, incluso por debajo de la tasa de inflación)     Existe riesgo, según el producto y se puede no conseguir la rentabilidda esperada y perder el capital invertido
               

Fuente: Finanzas para todos

¿Qué hace un inversor?

Los expertos de Finanzas para todos explican que cuando una empresa o un organismo necesita fondos para un proyecto tienen dos posibilidades.

  • Endeudarse: piden el dinero prestado a una entidad financiero o emiten títulos de deuda que reconoce una deuda en favor de los compradores, que se convierten en acreedores.
  • Ampliar capital social: en el caso de las sociedades anónimas, estas pueden emitir títulos (acciones) que convierten a los compradores en propietarios de dicho negocio.

Tanto la deuda como las acciones son activos financieros negociables; es decir, que se pueden volver a vender o comprar en los mercados financieros.

En este punto es en el que entra el inversor, que según uno u otro puede asumir el papel de:

  • Prestamista: presta su dinero a una empresa privada o institución pública y se convierte en acreedor. El inversor espera que le devuelvan el dinero invertido, principal, más unos intereses previamente pactados. Esta deuda se negocia en los mercados de renta fija.
  • Empresario/accionista: aporta capital a una empresa y se convierte en propietario de una parte proporcional a la inversión. El objetivo es obtener beneficios con el reparto de dividendos, pero también con la revalorización de su inversión. Estas acciones son las que se conocen como renta variable.

Mercado primario y mercado secundario

Los inversores tienen que conocer que existen dos puntos en los que pueden invertir, tanto en renta fija como en renta variable.

El mercado primario es el proceso inicial de emisión de un título (acciones, bonos…). Según explican en Finanza para todos, “en los mercados primarios, los instrumentos nacen (se ponen a la venta por primera vez) y las empresas y organismos obtienen su financiación.

El mercado secundario es en el que se realizan intercambios de titularidad, compraventas, de títulos ya existentes. Las bolsas, por ejemplos, son mercados secundarios en los que se venden y compran acciones.

Rentabilidad y riesgo

La relación de la rentabilidad y el riesgo es muy importante a la hora de invertir, como ya hemos explicado en Popcoin Magazine. Como recuerdan desde Finanzas para todos, “la razón para elegir una inversión con riesgo en vez de una alternativa de ahorro sin riesgo es la posibilidad de obtener una rentabilidad mayor”.

Ante el binomio rentabilidad/riesgo, los inversores pueden:

  • A iguales condiciones de riesgo, los inversores siempre optarán por la inversión con mayor rentabilidad.
  • A iguales condiciones de rentabilidad, los inversores siempre optarán por la inversión con menos riesgo.

Así, cuanto mayor sea el riesgo de una inversión, mayor tendrá que resultar su rentabilidad potencial para que sea atractiva. Por ello, es importante conocer nuestra capacidad de ahorro y nuestro capital disponible para invertir, pero también cuáles son nuestros objetivos de inversión.

 

Publicidad

Descubre la inversión de alta gama al alcance de todos

Alta Popcoin

CONECTA

Suscríbete a nuestra newsletter

MÁS HISTORIAS