¡Cuidado con tu cerebro! Los 6 errores que pueden arruinar tu inversión

INVERSIÓN

30 de enero

Tiempo de lectura 6,5 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
Dejarse llevar por las emociones puede lastar las inversiones, según el último Premio Nobel.
Errores inversión

La economía conductual o del comportamiento es una rama que combina la economía y la psicología para entender cómo se comportan los agentes económicos a la hora de tomar decisiones financieras. Estudia la irracionalidad de algunas decisiones y de cómo influyen factores psicológicos, sociales, cognitivos y emocionales.

Descubre Popcoin

En Popcoin Magazine, ya hemos hablado de los tres trucos del último premio Nobel de Economía, Richard H. Thaler, para que los inversores no se dejen influir por decisiones irracionales. Funds Society aborda en la última edición de su revista como los conocimientos de Thaler pueden aplicarse en el mundo de la gestión de activos.

La publicación especializada en fondos de inversión recuerda que en 1993 el economista fundó la gestora Fuller & Thaler Asset Management, donde también trabaja el premio Nobel de Economía de 2002, Daniel Kahneman. Una gestora que invierte, principalmente, en acciones de empresas de pequeña capitalización de Estados Unidos (EE. UU.).

La forma de operar de esta gestora se basa en invertir atendiendo a “eventos relacionados con la venta o compra de acciones por parte del equipo de la empresa, anuncios de ganancias y otras noticias que sugieran una reacción exagerada de los inversores frente a los fundamentos de la empresa”, según reconoció el CFA de la firma, Ed Stubbins, a Funds Society.

En el caso de la gestión de activos, hay dos errores que producen la mayoría de oportunidades de compra:

  • Exceso de reacción: algunos inversores pueden reaccionar en exceso a malas noticias o pérdidas y pueden dejarse llevar por el pánico.
  • Falta de reacción: el enfoque contrario, inversores que reaccionan de forma insuficiente a las buenas noticias.

Pese a estos dos grandes sesgos que pueden influir en el inversor, existen otros pensamientos que pueden arrastrar a los inversores. Por ello, es importante conocerlos para ser consciente y no dejarse llevar

Sesgos que influyen en las decisiones de inversión

1 Aversión a las pérdidas

Las personas valoran más un producto cuando lo poseen que cuando no lo tienen, de modo que “las pérdidas se sienten con más fuerza que las ganancias”, según Funds Society. Por ejemplo, perder 10 euros puede suponer una emoción negativa más fuerte que ganar esa misma cantidad.

2 Confirmación

A veces, las personas tienden a buscar información que convalida su creencia o su pensamiento. “Algo peligroso porque impide abrir la mente a nuevos escenarios o posibilidades”, según el artículo.

3 Recencia

La recencia es un concepto psicológico que hace referencia a cómo funciona nuestro cerebre con respecto a la memoria. Este se sesgo, que remarca Richard H. Thaler, hace referencia “a dar más peso a los eventos que ocurrieron en el pasado cercano que a los eventos que sucedieron en el pasado distante”.

4 Retrospectiva o exceso de confianza

Este sesgo es uno muy habitual entre los inversores y “consiste en creer que podrías predecir, o deberías haber podido predecir, eventos pasados”. En resumen, pensarse mejor que la media. Un sesgo muy importante a la hora de tomar decisiones de inversión.

5 Mentalidad de manada

Este sesgo se produce especialmente cuando se pone de moda un activo, como actualmente el bitcóin. Se fundamenta en seguir a la multitud sin plantearse si esta tiene o no la razón o si se guía por fundamentales o por emociones.

6 Contabilidad

Consiste en ver varias fuentes de ingresos como independientes y no como un todo. Según explica el último premio Nobel de Economía, “las personas tienden a crear cuentas separadas en sus mentes, centrándose en el impacto que tendrá una de sus decisiones en la partida correspondiente, en vez de su efecto en la totalidad de sus finanzas”. Un ejemplo, es pedir un crédito para comprar algo cuando se dispone de esa cantidad, pero se hace para ‘no sacarlo’.

El peligro del sesgo doméstico

El banco suizo UBS también tiene un área especializada en economía conductual, que sitúa el sesgo doméstico como uno de los que pueden perjudicar al rendimiento de las inversiones. Este consiste en preferir invertir en activos nacionales, lo que puede restar potencial a la inversión.

Por ello, es muy importante revisar la composición de las carteras y tener una asignación de activos adecuada al riesgo que se quiera asumir. Por ejemplo, los inversores estadounidenses tienen un 80% de sus inversiones en activos del país, cuya bolsa representa un 40% de la capitalización bursátil global.

En resumen, es importante conocer los sesgos de nuestro cerebro y que estudia la economía conductual o del comportamiento para ser conscientes de los errores que se pueden cometer con nuestras inversiones.

Publicidad

Date de alta en Popcoin: contrata tu cartera de fondos de inversión en un clic

Alta Popcoin

CONECTA

Suscríbete a nuestra newsletter

MÁS HISTORIAS