Internet de las cosas y robots, el futuro de la economía

INVERSIÓN

12 de diciembre

Tiempo de lectura 5,5 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
¿Cómo puede afectar al mercado laboral y a nuestras vidas la robótica y el internet de las cosas?
robots e internet de las cosas roboadvisor

La robótica es el tema de moda, ya se habla incluso de la cuarta revolución industrial gracias a este avance. Una transformación que unida al internet de las cosas van a suponer un punto disruptivo en la economía y en el mercado laboral, muchos expertos se preguntan cuántos puestos de trabajo están en juego con esta evolución.

La Fundación Bankinter ha abordado, a través del Future Trends Forumcómo el internet de las cosas y la robótica van a trabajar de la mano en un futuro inmediato. Una colaboración que será clave en el medio plazo para transformar los procesos laborales y el mercado del trabajo, con la necesidad de menor mano de obra en pos del avance y la modernidad.

Robots que fabrican, que sirven, que atienden, que hacen de camareros, con usos terapéuticos, de salvamento y un largo etcétera” son los ejemplos que ponen sobre la mesa los expertos del Future Trends Forum. Unas máquinas que realizan desde las tareas más básicas hasta otras de alto riesgo, pasando por la interacción humana, los usos de los robots proliferan y se perfeccionan. “Con ellos surgen también nuevos modelos de negocio, y otros se hacen más eficientes”, explican. En su combinación con tecnologías como la inteligencia artificial, potencian la automatización, optimizan procesos y reducen costes, al tiempo que destruyen empleo.

“Hoy en día, a la gente le preocupa que los robots nos sustituyan. Yo opino que Henry Ford nos convirtió en robots hace cien años, con esas acciones repetitivas que teníamos que realizar. Lo que ocurre es que ahora estamos aprendiendo a ser humanos. No es fácil, y ahí radica la disrupción”, afirma Peter Hirshberg, miembro del Future Trends Forum y presidente de la Fundación City Innovate (EE.UU.), nacida de la colaboración entre la Alcaldía de San Francisco, la Universidad de California en Berkeley y el laboratorio Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) para promover una red de centros globales de innovación cívica.

El internet de las cosas

Además de la inteligencia artificial, la robótica ofrece oportunidades en combinación con otras tecnologías. Por ejemplo, con el llamado internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés). “Consiste en facilitar la conexión de cualquier objeto a internet para hacerlo interactivo”, explican desde la Fundación Bankinter. “También en conectarlo a otros objetos para hacerlos más inteligentes y permitir que colaboren entre sí”, añaden. Da lugar, con ello, a los llamados ‘hogares inteligentes’, ‘ciudades inteligentes’, etc.

“A menudo estas conexiones se realizan mediante sensores, o con el desarrollo de nuevos productos que suponen una evolución frente a los anteriores precisamente por su conectividad”, recogen en un interesante artículo del Future Trends Forum. Por ejemplo, altavoces con wifi que reciben la música desde nuestro móvil o frigoríficos conectados desde los que se puede hacer la compra. También semáforos sensorizados que permiten informar sobre el tráfico en tiempo real, contenedores que notifican de lo llenos que están o máquinas de producción industrial que avisan cuando están averiadas.

La suma de estas tecnologías “permite controlar objetos de forma remota y también a las personas -mediante pulseras y dispositivos de control de actividad o de variables de salud para uso personal o médico- así como recopilar datos útiles”. Esto último es precisamente lo que hace a los dispositivos conectados más vulnerables, ya que “los exponen al pirateo por el interés del robo de esos datos”. Y también “facilitan la obtención de información por parte no solo de los fabricantes de dichos dispositivos sino de terceros”.

En Future Trends Forum ponen de ejemplo el polémico caso de iRobot, fabricante del robot de limpieza Roomba. Este “reconocía en una entrevista publicada en Reuters estar dispuesto a vender el mapa de las casas de sus usuarios a terceros como Amazon o Google, quienes podrían usarlos para conectarlos con sus propios aparatos inteligentes”.

Una revolución, fruto de la colaboración entre la robótica y el internet de las cosas, que parece salida de una novela de robots de Isaac Asimov, pero que sin darnos cuenta estamos asumiendo día a día a través de altavoces wifi, pulseras de actividad, calefacciones controladas a través del móvil o aspiradoras que funcionan solas.

Publicidad

Alta Popcoin

CONECTA

Suscríbete a nuestra newsletter

MÁS HISTORIAS