BlackRock: Empieza tal y como quieras seguir

INVERSIÓN

16 de octubre

Tiempo de lectura 4 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
Al calcular cuánto puedes invertir, vale la pena prestar atención a los consejos de tus abuelos e ir sobre seguro.
¿Cuánto invertir?

Cuando se trata de comprender los conceptos básicos del ahorro, el presupuesto y la inversión, por lo general debemos dar las gracias a nuestros abuelos por sus sabios consejos. Ellos fueron los que nos dijeron que nos preparáramos para una emergencia, que empezáramos a ahorrar tan pronto como consiguiéramos nuestro primer trabajo y que miráramos antes de saltar. Aunque la sociedad ha cambiado en muchos aspectos con los años, las reglas más simples sobre el dinero no lo han hecho.

Para cualquier persona que invierta por primera vez, los asesores financieros a menudo recomiendan tener un colchón de efectivo de emergencia que corresponda al menos al sueldo de tres meses. Esto te ayuda a tener en cuenta esas situaciones de "y si…", como por ejemplo, si te pones enfermo o te despiden. También garantiza que los imprevistos, como una lavadora que se estropea o un coche que no pasa la ITV, no te desvíen de tu camino.

Ahora vayamos a lo emocionante. Una vez que tengas ese colchón de emergencia en una cuenta de ahorros, o en cualquier lugar donde puedas ingresar y retirar dinero según sea necesario, y hayas pensado un poco sobre cuánto puedes permitirte desembolsar, puedes plantearte invertir en los mercados bursátiles.

Pero intenta no gastarlo todo de una vez. Se tiene la idea, equivocada, de que necesitas ahorrar miles de euros antes de realizar esa primera inversión. Pero, ¿qué sucede si trabajas duro para ahorrar 5.000 euros, los inviertes como una única aportación y el mercado se hunde al día siguiente? Probablemente este hecho no te animará a seguir invirtiendo. De hecho, esa caída del mercado podría incluso tentarte a vender tus participaciones en un arrebato de pánico. Si eso sucede, es probable que termines con menos efectivo del que metiste en el mercado.

Lo ideal es aportar dinero con cuentagotas de forma habitual y constante a tus inversiones asegurándote de que sea un ingreso realmente disponible, es decir, dinero que no necesitarás para nada más. Lo bueno de las nuevas tecnologías es que te permiten invertir tan poco como 1 euro o incluso la vuelta de tu café diario gracias a aplicaciones para gestionar tu efectivo y plataformas de inversión digital, por lo que con el tiempo podrías acumular una inversión sustancial sin ni siquiera darte cuenta.

Avancemos. Has ahorrado, has elaborado un presupuesto y has decidido invertir pequeñas cantidades de forma habitual. Ahora tienes que elegir en qué invertir. Cuanto más tiempo puedas permitirte desprenderte de tu dinero, más podrás permitirte invertir en activos de más riesgo, como la renta variable y las materias primas. Si cuentas con menos tiempo para que se te devuelva el efectivo invertido, tendrás un perfil de riesgo más bajo y deberías considerar inversiones menos arriesgadas, como los bonos gubernamentales.

La regla de oro de la inversión es diversificarse, lo que significa distribuir tu dinero entre diferentes acciones y bonos o asegurarte de que la cartera que elijas tenga una amplia selección de inversiones. Este método reduce tu riesgo, porque si disminuye el valor de algunas inversiones, es de esperar que esto se compense por la rentabilidad que tengan otras.

Ten paciencia. Como a nuestros mayores les gusta recordarnos, hoy en día todo el mundo busca una gratificación instantánea. Los mercados pueden moverse rápido, y de hecho pueden subir y bajar cada día, pero los inversores experimentados saben que tienen que esperar años para acumular riqueza. Y los inversores no se beneficiarán del largo plazo si invierten en enero y venden sus participaciones para comprar regalos de Reyes en diciembre.

Una estrategia a largo plazo y diversificada hace que haya menos posibilidades de que tus inversiones pierdan un valor significativo y muchas más probabilidades de que te beneficies de la maravilla del crecimiento compuesto, en el que ganas intereses no solo por tu capital original sino también por el interés mismo.

En el mundo de la inversión, nada está libre de riesgos, incluso si sigues todos los consejos de tus abuelos. Pero invertir con sensatez y tener en mente tus objetivos específicos y tu horizonte temporal hará que aumenten tus probabilidades de ser un inversor de por vida.

¿Cuánto puedo invertir?

Lista de verificación de cuánto puedes permitirte invertir

  • Piensa en tus metas futuras y en cómo pretendes alcanzarlas
  • Calcula tus ingresos y gastos para elaborar un presupuesto básico
  • Construye un amortiguador de efectivo de emergencia correspondiente al salario de unos cuantos meses
  • Calcula cuánto podrías desembolsar de forma habitual
  • Analiza todos los productos del mercado para dar con la mejor plataforma digital de inversión o trading
  • Realiza esas primeras inversiones en una cartera diversificada
  • Añade pequeñas cantidades cuando puedas pagarlas o lo más regularmente posible

 

Advertencias sobre el riesgo y aviso legal de BlackRock (MKTGM0319L-791008)

MÁS HISTORIAS