Guerra comercial EE. UU. - China: ¿qué es y cómo afecta a la economía?

11 de enero

Tiempo de lectura 5 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
La escalada de tensión comercial entre EE. UU. y China ha definido los mercados durante el pasado año y todavía seguirá influyendo. Te contamos sus claves.
Guerra comercial EE. UU. China

¿Cómo se inició la guerra comercial EE. UU. - China?

Ha pasado ya casi un año desde que el presidente de los EE. UU., Donald Trump,  declaró la guerra comercial a China mediante la imposición progresiva de una serie de aranceles sobre bienes de consumo. La guerra comercial comenzó el 22 de enero del año pasado con un impuesto del 30% sobre los paneles solares, de los cuales China es el primer productor mundial, pero el golpe más poderoso se produjo el 1 de marzo con la implementación de aranceles de un 25% en la importación de acero y de un 10% en la de aluminio.

Golpes que en todo momento han sido respondidos con medidas análogas por parte de China. Una escalada que ha llevado la tensión hasta estos días y en las que están negociando ambos para rebajar el nivel.

Descubre el roboadvisor Popcoin

Efectos de la guerra comercial EE. UU. - China

¿Quién va ganando esta guerra comercial? Un año después, es momento de comenzar a hacer balance. Una manera de dilucidar quiénes son los ganadores y perdedores de este enfrentamiento es comprobar cómo han evolucionado los índices bursátiles de referencia en ambos países durante este tiempo. De hecho, en el primer día de este año se esperaba un incremento del 25% en todos los aranceles, que ha sido detenido tras una “tregua” alcanzada por los presidentes Trump y Xi.

El Dow Jones Industrial Average - que agrupa las 30 mayores empresas que cotizan en el mercado bursátil de EE.UU.- ha pasado de 26.214,60 puntos cuando comenzó la batalla comercial a 23.327,56 puntos a final de 2018 (caída de un 11%). En el caso del SSE Composite -incluye todos los valores que se negocian en la bolsa de Shanghái- su valor pasó de 3501,36 a 2493,90 (se deja un 28,8%). Ambos pierden, pero China está perdiendo muchísimo más.

Posiblemente, esto tenga que ver con el hecho de que las empresas chinas son más dependientes del comercio que las estadounidenses. Y también que la economía china ya venía decelerando su crecimiento. Pero lo cierto es que en una guerra comercial, el resultado final suele ser que todos pierden, como lo empieza a demostrar la caída del valor de Apple de un 10% en bolsa como consecuencia de la ralentización del consumo en China y el tener que recortar su previsión de ingresos por primera vez en los últimos 16 años. ¿Afectará a otras compañías tecnológicas? ¿Y a otras industrias, como la automotriz?

¿Cómo acabará la guerra comercial EE. UU. - China?

El Departamento de Análisis de Bankinter reconoce en su 'Estrategia de Inversión: Perspectivas 2019/2020' que "aunque en el fondo se trata de una guerra abierta por el liderazgo tecnológico, la dependencia es mutua, así que el acuerdo llegará más bien pronto".

Pero avisan de que "no debemos esperar un acuerdo formal y bien estructurado, sino más bien un cese progresivo de las hostilidades en base a acuerdos parciales que harán que este asunto vaya diluyéndose poco a poco".

Son muchísimas las variables que intervienen en el pronóstico del resultado final de una guerra como esta, por eso en el mundo de la inversión resulta conveniente contar con la ayuda de herramientas como Popcoin, que unen la eficacia de los algoritmos y las automatizaciones de las compras y ventas, con el asesoramiento del equipo de expertos de Bankinter. Popcoin se ocupa de todo, para que tú no tengas que preocuparte de nada.

 

Publicidad

Contrata tu cartera en Popcoin y llévate 50 euros de regalo

Alta Popcoin

MÁS HISTORIAS