Interés compuesto: la fórmula mágica para ver crecer tu inversión

INVERSIÓN

2 de noviembre

Tiempo de lectura 5 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
El interés compuesto es clave a la hora de multiplicar nuestras inversiones: ¡Descubre cómo funciona esta fórmula mágica!
Interés compuesto

Muchas veces nos da miedo invertir o pensamos que la inversión no es algo que vaya con nosotros. La falta de experiencia o la dificultada son las excusas más habituales para no lanzarse al mundo de la inversión, pero iniciarse cuanto antes en la costumbre de invertir puede suponer una diferencia sustancial en un período largo.

Descubre Popcoin

Además, hoy en día gracias a servicios de inversión como el roboadvisor Popcoin no es necesario ser un experto. Solo hace falta contestar a una serie de preguntas para determinar el perfil de riesgo y elegir la cartera que más se ajusta a nuestro objetivo, ya sea a través de fondos gestionados o indexados. El Departamento de Análisis de Bankinter se encargará de ir ajustando las carteras para alcanzar la mejor rentabilidad.

¿Qué es el interés compuesto?

Como señalan desde JP Morgan Asset Management, “comience a invertir pronto y hágalo regularmente”. Si tenemos la costumbre de invertir de una forma constante podemos encontrarnos con que nuestro dinero crece en una perspectiva temporal de medio-largo plazo, gracia a la magia del interés compuesto.

“El interés compuesto es considerado por muchos la octava maravilla del mundo”, explican desde la gestora de JP Morgan. ¿Qué es el interés compuesto? Según la Real Academia Española (RAE), el interés compuesto es el “interés de un capital al que se van acumulando sus réditos para que produzcan otros”.

Es decir, el interés compuesto es el proceso financiero en el que los intereses de cada período se suman al capital inicial para producir nuevos intereses, según la definición del Banco de España. Esto es invertir los intereses que vamos consiguiendo con la inversión inicial.

¿Por qué es importante invertir?

Como puede verse en este gráfico de JP Morgan Asset Management, es clave empezar a invertir cuanto antes. Gracias al interés compuesto, podemos conseguir que nuestra inversión inicial se multiplique exponencialmente en períodos temporales largos.

Interés compuesto

En el ejemplo, comenzar a ahorrar a la edad de 25 años e invertir cada año una cantidad de 5.000 euros en una oportunidad que ofrezca una rentabilidad media del 5% anual generaría al cumplir 65 años casi el doble que si se hubiera comenzado a los 35 años.

Empezar con 25 años supondrían solo invertir 50.000 años más, 5.000 euros anuales durante 10 años, que con 35 años. Pero al final, la diferencia serían casi 300.000 euros más gracias a la magia del interés compuesto.

El poder de la capitalización

Una diferencia que también se puede potenciar con la reinversión de los dividendos. Como puede comprobarse en este otro ejemplo, si hubiéramos invertido 5.000 euros en 1986 ahora tendríamos 27.484 euros si no hubiéramos reinvertido los dividendos. Para este cálculo, en JP Morgan toman como referencia el índice MSCI Europe.

Si en el mismo caso hubiéramos reinvertido los dividendos, al cabo de 32 años de invertir tendríamos 73.545 euros. Frente a una rentabilidad total de un 450% sin reinversión, con reinversión conseguiríamos un 1.400%. Como recomiendan desde JP Morgan Asset Managemente, “si no las necesita, reinvierta las rentas de sus inversiones”.

 

Publicidad

Descubre las carteras de fondos de inversión de Popcoin: 100% online

Invertir Popcoin

CONECTA

Suscríbete a nuestra newsletter

MÁS HISTORIAS