Las 4 lecciones de inversión del Mundial de Fútbol

INVERSIÓN

31 de agosto

Tiempo de lectura 5 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
¿Qué podemos aprender de un campeonato como la Copa del Mundo de Fútbol para invertir? ¡Descúbrelo!
Lecciones inversión mundial

¿Puede enseñar algo a los inversores un campeonato como la Copa del Mundo de Fútbol? Según el roboadvisor Yomoni, sí. Los expertos reconocen que tanto en el deporte como en la inversión lo importante es el largo plazo, por lo que no se puede hablar de azar.

Descubre Popcoin

Las cuatro lecciones que extraen los expertos de Yomoni son:

1 El rendimiento pasado no asegura el rendimiento futuro

“De los 13 campeones de los 50 últimos años, ningún país ha conservado el título”, explican en referencia al campeonato mundial de fútbol. Es más, “menos de una cuarta parte de los campeones del título llegan a semifinales”. Pero en los últimos 20 años, un 80% de los países que han ganado la Copa del Mundo de fútbol han caído en la fase de grupos.

Llevando esta situación al mundo de la inversión, señalan que los mejores no repiten todos los años. “El mejor gestor del año no está presente en el pódium al año siguiente”, explican los analistas de Yomoni.

2 La regularidad bate la explosividad

“Sin ser campeón cada edición, Alemania posee el mejor palmarés, por delante de Brasil, gracias a una increíble regularidad”, reconocen. En 50 años, la selección germana ha sido, según los datos de la FIFA recogidos por yomoni, la más regular con una tasa de victoria de un 64%, por delante de Brasil y Argentina.

Desde Yomoni explican que “el factor clave de este palmarés en el largo plazo es, evidentemente, la regularidad del equipo del Rin, que siempre se ha clasificado y ha llegado a una final cada década, independientemente de los estilos de juego dominantes”. Una situación que contrasta con los brasileños, “considerados los reyes de fútbol, que “con un juego abierto y ofensivo que les ha penalizado de 1974 a 1990”.

Esto es “una gran enseñanza de vida” y para el mundo de la inversión: “las tácticas defensivas han demostrado ser más efectivas en el terreno”. Una táctica defensiva que unida a la regularidad es la clave para triunfar con las inversiones.

3 El grupo cuenta más que las individualidades

“La dominación de Alemania está lejos de ser absoluta”, explican en Yomoni. Sobre los períodos más cortos, los equipos campeones han dominado el fútbol mundial entre tres y cuatro años. Este es el caso del Brasil de Pelé de 1970 que consiguió un 77% de las victorias y la Francia de 1998 a 2001 con un 73%.

Pero “el más poderoso de todos ha sido la España de 2008 a 2012 con una tasa de victoria del 84%", reconocen. Además, remarcan que con la selección española se consiguió una sucesión inédita de tres de los trofeos más importantes: Copa de Europa 2008, Copa del Mundo 2010 y Copa de Europa 2012.

¿Qué moraleja se puede extraer del juego de La Roja durante estos años? Según explican, “la composición de este equipo -a priori la más fuerte de todos los tiempos- confirma una evidencia para un deporte colectivo: el éxito no se basa en la simple suma de las individualidades”.

“Al igual que en un portfolio, debemos considerar las interacciones de los elementos entre ellos”, reconocen en Yomoni. Sobre los componentes de esa época dorada de la selección española explican que “descubrimos que ninguno de los jugadores había recibido un Balón de oro, que reconoce al mejor jugador de la temporada, pero siete de los jugadores compartían la misma camiseta durante todo el año: la del Barcelona, donde el juego colectivo es casi la religión”. “El Real Madrid también contribuía significativamente con cinco jugadores, ¡lo que permite a un entrenador formar una alineación titular con solo dos clubes!”, añaden.

Un parámetro que también se ve en la selección alemana, que normalmente cuenta con media decena de jugadores del Bayern de Munich.

4 Un equipo está formado de jugadores complementarios: ofensivos y defensivos

“Es tentador copiar estos equipos para aumentar las posibilidades de ganar, pero es imposible replicarlos en unos meses, a los españoles les ha costado una generación”, explican desde Yomoni. Por ello, defienden que no podemos tomar decisiones tácticas, sino estratégicas. Esto supone “mantener el rumbo y, pese a las derrotas ocasionales, repetir y mantener la estrategia sin cambios, eventualmente corrigiendo opciones tácticas”.

En el caso de la construcción de una cartera de inversión, también es importante el largo plazo, ya que se enfrenta con la incertidumbre del mercado a corto plazo. Defienden crear un núcleo estratégico poderoso sobre el cual oscilar de un sesgo defensivo a ofensivo en el corto plazo, según las condiciones del mercado. Ante ello, recomiendan combinar activos complementarios a largo plazo.

 

Publicidad

Invierte en fondos indexados al menor precio del mercado

Invertir Popcoin

CONECTA

Suscríbete a nuestra newsletter

MÁS HISTORIAS