Los fondos indexados son la mejor opción para la jubilación, según Buffett

JUBILACIÓN

21 de agosto

Tiempo de lectura 6 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
Descubre por qué Warren Buffett, uno de los hombres más ricos del mundo, recomienda los fondos indexados para canalizar el ahorro para la jubilación.
Warren Buffett defiende los fondos indexados

Warren Buffett es uno de los grandes exponentes del value investing, la gestión activa que apuesta por seleccionar muy bien los valores en los que se invierte para ganar a largo plazo. Una fama que contrasta con uno de sus consejos más repetidos: invertir en fondos indexados para la jubilación.

¿Qué son los fondos indexados? Descubre la gestión indexada

Descubre Popcoin

Ante una pregunta de una periodista del canal económico estadounidense CNBC sobre la mejor opción para ahorrar de cara a la jubilación, el octogenario inversor y uno de los hombres más ricos del mundo fue tajante: “Comprar sistemáticamente un fondo indexado de bajo coste del S&P 500”. “Creo que es lo que tiene más sentido prácticamente todo el tiempo”, añadió.

¿Por qué Warren Buffett recomienda fondos indexados?

Esta recomendación de uno de los grandes gestores activos supone una contradicción con su forma de invertir, pero tiene una explicación. Buffett afirma que “el truco no es elegir la compañía correcta, el truco es esencialmente comprar todas las grandes compañías a través del S&P 500 y hacerlo de forma continuada y de una manera muy, muy económica”.

El conocido como Oráculo de Omaha hace años que aconseja los fondos indexados para la mayoría de inversores. Ya en 2004 en una de las cartas que dirige a sus accionistas, él es fundador y el máximo accionista de la empresa de inversión Berkshire Hathaway, explicaba el porqué de la conveniencia de los fondos indexados.

En esa carta, Buffett explicaba cómo hace para seleccionar una empresa en la que va a invertir. Aunque solo vaya a comprar un porcentaje pequeño, analizan la empresa de forma pormenorizada. También aseguraba que no se dejan llevar por el entorno macro y la política y que son conscientes de sus limitaciones.

Pero en esa misma misiva, señalaba que “la mayoría de los inversores no se toman el análisis de las empresas como una prioridad vital, aunque si fueran inteligentes sabrían que no son especialistas en ningún negocio para estimar el beneficio potencial de una compañía”.

Según su opinión, el inversor particular no tiene que tener esa habilidad. Como explicaba en la carta: “el objetivo de los inversores particulares no debe ser elegir a las acciones ganadoras, sino adquirir una parte representativa de las empresas que están obligadas a hacerlo bien en su conjunto”.

“El inversor que no quiera saber nada de lo que digan los medios, que diversifica y que mantiene a raya sus costes, obtendrá, con total certeza, resultados satisfactorios”, aseguraba en esa famosa carta Warren Buffett.

La herencia de Buffett, en un fondo indexado

De hecho, no es un simple consejo. Con una fortuna estimada en unos 75.000 millones de dólares, el inversor tiene estipulado que cuando muera sus acciones en Berkshire Hathaway sean distribuidas entre organizaciones filantrópicas. El dinero en efectivo, en cambio, irá a parar a su familia.

Un fiduciario se encargará de gestionar esa herencia según una orden muy clara: un 10% de la herencia en efectivo se invertirá en bonos gubernamentales a corto plazo y el 90% restante en un fondo indexado del S&P 500 de bajo coste.

 

Publicidad

Descubre Popcoin y contrata tu cartera de fondos de inversión desde 1.000 euro

Alta Popcoin

CONECTA

Suscríbete a nuestra newsletter

MÁS HISTORIAS