¿Por qué fracasa una start-up?

INVERSIÓN

29 de noviembre

Tiempo de lectura 5,5 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
Conocemos los casos de éxito de empresas emergentes como Uber o Airbnb, pero no que muchas 'start-ups' se quedan por el camino y el porqué.
Fracaso start-up

El concepto de start-up o empresa emergente ha proliferado en los últimos años, especialmente en compañías volcadas con el mundo tecnológico. Muchos conocemos los casos de éxito de empresas como Uber o Airbnb, pero no las muchas que se quedan en el camino.

Descubre Popcoin

En esta infografía de Statista, se repasan las razones más frecuentes por las que falla una start-up. Llama la atención que la razón que más se esgrime en el fracaso de una empresa emergente es que “no había necesidad en el mercado” (no market need).

Principales razones por las que falla una start-up

Una excusa que tiene su reflejo en un dicho muy español: “estar en el sitio adecuado y en el momento adecuado”. Muchos emprendedores llegan demasiado pronto a una necesidad que los mercados ni tan siquiera son conscientes, como refleja este gráfico.

Los datos, recogidos por CB Insights y que analizan 101 start-ups que han fracasado, señalan que la segunda principal razón del fallo de una empresa emergente es “quedarse sin dinero” (ran out of cash). Mientras que la tercera causa es “el equipo no era el correcto” (not the right team).

En menos del 20% de las veces ponen el foco en el producto. Solo un 17% de las ocasiones aluden a un “producto pobre” (poor product), mientras que en el 18% reconocen “problemas con el precio y los costes” (pricing/cost issues).

Otra de las motivaciones más habituales del fracaso de una empresa que empieza es un pobre marketing (poor marketing) o ignorar a los consumidores (ignore customers). Resulta curioso que un 8% reconozca “haberse quemado” (burn out).

El caso de éxito de Facebook

Sin duda un paradigma de emprendimiento es Facebook, en una reciente película dirigida por David Fincher y con guion de Aaron Sorkin se puede ver el nacimiento de este gigante. La famosa red social nació en 2003 de la mente de un joven estudiante de la Universidad de Harvard, Mark Zuckerberg, que quería crear una web para poner nota al atractivo de sus compañeras de clase tras haber tenido un fracaso sentimental.

Una web conocida como FaceMash que llamó la atención de los gemelos Cameron y Tyler Winklevoss y de Divya Narendra que tenía en mente crear un sitio web para poner en contacto a los estudiantes de Harvard: Harvard Connection. Este dato es importante porque luego vendrían reclamaciones por quién es el creador original y de quien fue la idea.

Zuckerberg finalmente se unió a su amigo Eduardo Saverin para crear Thefacebook, una web que permitiría conectar en línea a los estudiantes de Harvard. El éxito fue fulgurante y se fue extendiendo a otras universidades como Yale, Columbia o Stanford. Actualmente Facebook está presente en casi 200 países y tiene 500 millones de usuarios, la compañía está valorada en 25.000 millones y Mark Zuckerberg es uno de los hombres más ricos del mundo.

Solo por ponerlo en contexto, en 2005 el fondo de inversión Accel Partners invirtió 15 millones de dólares en “thefacebook.com”. Una inversión muy rentable con un retorno de 5.600 millones de dólares; es decir, casi 400 veces la inversión original. Una historia de éxito que contrasta con las cifras de CB Insights, ya que el 70% de las compañías tecnológicas que se crean fracasan y un 97% de las start-ups que consiguen financiación se quedan por el camino.

CONECTA

Suscríbete a nuestra newsletter

MÁS HISTORIAS