¿Qué tipos de planes de pensiones existen?

JUBILACIÓN

28 de julio

Tiempo de lectura 10 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
La vocación inversora, la rentabilidad esperada y el tiempo restante hasta la jubilación son tres aspectos claves para determinar qué tipo de plan se adecua más a tus necesidades.

La vocación inversora, la rentabilidad esperada y el tiempo restante hasta la jubilación son tres aspectos claves para determinar qué tipo de plan se adecua más a tus necesidades. ¡Conoce el plan que más se adapta a ti!

Descubre Popcoin

Planes de pensiones en función del perfil

Una vez que dispones de las nociones básicas sobre los planes de pensiones es importante que encuentres el plan que más se ajusta a ti. Lo mejor es escoger un plan que se adecue lo mejor posible a tus características personales y económicas, así como a tu perfil de riesgo. Aun así, no encontrarás una única opción.

En función de la vocación inversora, desde Inverco (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones) explican las diferentes categorías de fondos de pensiones que hay en el mercado:

  • Renta fija a corto plazo: no incluye activos de renta variable en su cartera de contado, ni derivados cuyo subyacente no sea de renta fija. La duración media de la cartera será inferior o igual a dos años.
  • Renta fija a largo plazo: no incluye activos de renta variable en su cartera de contado, ni derivados cuyo subyacente no sea de renta fija. La duración media de la cartera será superior a dos años.
  • Renta fija mixta: menos del 30% de la cartera en activos de renta variable.
  • Renta variable mixta: entre el 30% y el 75% de la cartera en activos de renta variable.
  • Renta variable: más del 75% de la cartera en activos de renta variable.

Garantizados: planes para los que exista garantía externa de un determinado rendimiento, otorgada por un tercero.

A esa rentabilidad puramente financiera hay que restarle las comisiones de gestión, que ascienden por término medio al 0,8%, y el efecto de la inflación. Si bien, ofrecen suculentas  ventajas fiscales, ya que las aportaciones (hasta 8.000 euros anuales) reducen la base imponible general.

¿Existe alguna alternativa al plan de pensiones?

Planes de Previsión Asegurados (PPA)

Se rigen por la misma normativa pero, a diferencia de los planes de pensiones, aseguran una rentabilidad determinada. Si bien, no es una rentabilidad fija, sino que depende del comportamiento de los activos en los que se invierte y de la estrategia de la gestora. Se trata de un producto recomendado principalmente para aquellas personas que aún ven lejano el momento de su jubilación.

En cuanto a las ventajas fiscales, son las mismas que en los planes de pensiones. Además,  la ley permite traspasar los derechos económicos de un plan de pensiones a un plan de previsión asegurado, y viceversa, sin penalización ni comisiones por ello.

Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS)

Son un seguro de ahorro a prima periódica o única al vencimiento un capital. Tiene un límite máximo de aportación de 8.000 euros anuales, las primas totales aportadas no podrán superar los 240.000 euros y la prima más antigua tendrá que tener una duración mayor a 10 años.

Tienen la ventaja fiscal de que si a su vencimiento se transforman en una renta vitalicia no hay que tributar por las plusvalías generadas, además esta renta tiene ventajas fiscales dependiendo de la edad en el momento de su constitución. En los PIAS es posible rescatar el ahorro acumulado en cualquier momento pero las aportaciones realizadas no reducen la base imponible, por lo que no conllevan beneficio fiscal.

CONECTA

Suscríbete a nuestra newsletter

MÁS HISTORIAS