Robots: ¿amenza u oportunidad?

INVERSIÓN

18 de diciembre

Tiempo de lectura 6,5 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
Nordea desmitifica la idea de que los robots pueden acabar robando puestos de trabajo y creen que es más una oportunidad.
Robots mercado laboral roboadvisor

Las rápidas innovaciones tecnológicas están incrementando la posibilidad de que los robots sustituyan a los humanos en sus puestos de trabajos, según recoge un reciente estudio de Nordea.

Descubre Popcoin

Aunque “se haya animado el debate sobre si los robots dejarán obsoleto el trabajo humano, liderando un mayor desempleo”, los miedos “están sobrestimados”. Según estos expertos, “la automatización significa mayor crecimiento de la productividad, que es crucial para un mayor bienestar”.

En Popcoin Magazine, ya hemos abordado el tema de la influencia de la robotización en los puestos de trabajo, pero los analistas del banco nórdico señalan que “además de suponer una amenaza, las maquinas podrían ser la solución a una sociedad más envejecida”.

También alertan de que una mano de obra flexible con las habilidades necesarias para usar y explotar la nueva tecnología “aumentará los beneficios económicos de la automatización y reducirá el riesgo de los desajustes en el mercado laboral, así como el riesgo de desigualdad”. Según sus previsiones, “los nórdicos están, particularmente, en buena posición para hacer frente a los retos que vienen”.

“El miedo de que las máquinas dejen obsoletos a los humanos no es nada nuevo”, como señalan desde Nordea. Los expertos recuerdan las protestas que se vivieron en Reino Unido en el siglo XIX con la Revolución Industrial y que supusieron la destrucción de telares por parte de los trabajadores. “La historia ha demostrado que estas preocupaciones eran erróneas”, añaden.

A pesar del enorme impacto que han tenido las máquinas en la demanda de mano de obra, “la oferta ha crecido fuertemente, en parte debido a la entrada de las mujeres en el mercado laboral”.

¿Por qué los robots no robarán el trabajo de los humanos?

Según los expertos de la entidad, hay diferentes razones por las que no ha habido un impacto duradero en el empleo total por el remplazo de humanos por máquinas.

  1. Incluso si el uso de máquinas significa menos demanda de mano de obra para producir un bien en particular, la necesidad de humanos no desaparece. Los seres humanos todavía tendrán que operar y reparar las máquinas y realizar tareas complementarias que las máquinas no realizan.
  2. La motivación para reemplazar a los humanos por máquinas es producir el bien o el servicio de una forma más rentable. Una producción más eficiente significa, de alguna manera, mayores ingresos y, por lo tanto, una mayor demanda. A medida que los trabajadores demandan su parte justa de las ganancias totales, una mayor productividad también significa, normalmente, salarios más altos.
  3. A largo plazo, en mercados competitivos, los precios de los bienes o servicios producidos de forma más efectivos caerán y los hogares se beneficiarán de mayores ingresos reales. Parte de esos ingresos se usarán en bienes que serán más baratos y contrarrestarán el efecto del empleo en ese sector. Además, la mayor parte del aumento de los ingresos se usarán, normalmente, en otros productos o servicios, que incrementarán la demanda de mano de obra en otros sectores.

Los expertos de Nordea también relacionan otros dos aspectos que pueden explicar el incremento de mano de obra gracias al aumento de la utilización de robots. “Si bien el crecimiento de la productividad ha sido mayor en los sectores productores de bienes y el consumo de bienes ha aumentado debido a precios más bajos, gran parte de los mayores ingresos [de las familias] se han gastado en servicios”, alertan.

Un desplazamiento hacia los servicios, que tienden a ser más extensivos en el uso de mano de obra. Por ello, “según la evidencia histórica, no debería haber razón para temer la automatización”.

Publicidad

Alta Popcoin

CONECTA

Suscríbete a nuestra newsletter

MÁS HISTORIAS