Robots y economía: el secreto nórdico para triunfar

INVERSIÓN

6 de febrero

Tiempo de lectura 5,5 minutos

COMPARTE
Compartir en Linkedin. Abre ventana nueva Compartir en G+. Abre ventana nueva Compartir en Whatsapp
¿La robotización de la economía es una amenaza o una oportunidad?
Robotización nórdica

Los expertos de Nordea han explicado recientemente como la robotización de la economía no es sinónimo de destrucción de empleo, pero también han abordado cómo se han preparado los países nórdicos ante el reto de los robots y cuáles son sus fortalezas para salir victoriosos de este envite.

Descubre Popcoin

“Los países nórdicos podrían haber encontrado la medicina correcta para hacer frente a los retos de la automatización [robotización]”, ya que “el proceso de la globalización de los pasados 20 años ha puesto al modelo nórdico a prueba”, explican.

Los analistas de Nordea señalan que por la globalización muchos puestos de trabajo han sido eliminados o relocalizados a países donde los costes de producción son más bajos. Un proceso “con muchas cosas en común con la automatización, donde los robots, más que la mano de obra low cost, eliminan puestos de trabajo”.

Frente a los movimientos antiglobalización vistos en Reino Unido o Estados Unidos, “los nórdicos han adoptado en gran medida la globalización, probablemente porque los beneficios de la globalización se han compartido de manera más equitativa”.

Una situación sustentada por el modelo nórdico con “su generoso estado del bienestar y su sistema fiscal redistributivo”. Como apuntan los analistas, el sistema educativo en los países nórdicos tiene bajas barreras de entrada y es más o menos gratuito, lo que da como resultado una población bien formada.

“Los beneficios de una población bien formada son claros”, según Nordea. En primer lugar, la formación promueve la adaptación y la flexibilidad de la fuerza laboral, por lo que los trabajadores cuyo puesto de trabajo es sustituido por robots pueden optar a puestos más complejo. En segundo, la formación permite a los nuevos trabajadores adaptarse a la nueva tecnología, “lo que les previene de terminar con bajas habilidades y trabajos con bajos salarios”.

Un elevado nivel educativo también “ha asegurado una alta movilidad entre los nórdicos”. Una alta movilidad social “significa que tus propios ingresos dependen de los ingresos de tus padres en una pequeña proporción”. Según explican desde Nordea, existe un claro vínculo entre la movilidad social y la desigualdad de ingresos.

“La experiencia de los últimos 20 años demuestra claramente que el modelo nórdico promueve la movilidad social y la igualdad de oportunidades”, según el estudio. Los expertos de la entidad creen que “con las políticas correctas, las sociedades pueden abordar las consecuencias distribucionales de la nueva tecnología”.

Los países nórdicos están particularmente bien equipados para cosechar los beneficios y cumplir con los desafíos de la automatización y la robotización, según Nordea. Un camino a imitar para evitar la destrucción de empleo que puede suponer el uso intensivo de la robótica.

¿Qué es la robotización?

El Departamento de Análisis de Bankinter recordaba recientemente que la existencia de robots no es nada nuevo, ya que desde hace más de 50 años se han incorporado al mundo empresarial y han ayudado a mejorar los procesos productivos y abaratar la producción de determinados bienes.

En sentido estricto, la robotización es el uso de máquinas en procesos de producción, algo que se viene produciendo desde la primera Revolución Industrial. Es decir, sustituir una labor que realizaba el ser humano por una máquina.

Pero los expertos coinciden en diferenciar en tres niveles de la robotización:

  • Mecanización: utilizar una máquina que realiza tareas simples, pero de una manera más rápida y con mayor calidad (molinos, grúas…). Esta maquinaria reduce la intervención humana, pero requieren de personas que las manejen o supervisen.
  • Automatización: máquinas con menor intervención humana que añaden fuerza a la tarea, velocidad, estandarización y algún autoncontrol. Por ejemplo, las imprentas actuales, son un sistema mejorado de las imprentas clásicas.
  • Robotización: máquinas más automatizadas y flexibles que se pueden ajustar para diferentes tareas -incluso se adaptan ellas mismas-.

Publicidad

Date de alta en Popcoin: contrata tu cartera de fondos con una inversión desde 1.000 euros

Alta Popcoin

CONECTA

Suscríbete a nuestra newsletter

MÁS HISTORIAS